Un museo para disfrutar

Capilla

La capilla del Hotel Museo Palacio de San Agustín invita a cada visitante a realizar un viaje interior, rodeado por la música de la época, muebles antiguos y techos pintados a mano por artistas locales. Su belleza y tranquilidad inspiran la contemplación de cada visitante, transportándolo a un mundo similar al de la Orden de San Agustín.

La contemplación era un componente fundamental del patrimonio de esta Orden religiosa. Sinónimo de la vida para Dios, la vida con Dios, la vida en Dios y la vida de Dios.

Escalera Helicoidal

En muchas tradiciones religiosas, la escalera helicoidal tiene un significado sumamente espiritual. Para los Agustinos, era la representación viviente del camino hacia Dios. La facilidad de la subida representa la sencillez de ascender al cielo. Los agustinos creían que al final de la escalera simbólica, un coro de ángeles los esperaba para llevarlos hacia el Padre celestial con alegría y concordia. Llegar al cielo era la victoria final de una vida dedicada a Cristo.

La escalera helicoidal es uno de los puntos más majestuosos en el interior del hotel. Ofrece a los que la suben la oportunidad de viajar libremente a través del tiempo y el espacio, mientras que simbólicamente se transforman en seres divinos.